jueves, 1 de marzo de 2012

Crónica de la charla «Vivir (bien) de la traducción: quién, cuándo, dónde cómo y por qué» de Xosé Castro

En la segunda charla del seminario permanente de la UJI contamos con la presencia de Xosé Castro. No creo que sea necesario que lo presente, porque todo el mundo conoce a este traductor, corrector, presentador, comunicador…

Desde el principio nos dimos cuenta de que la charla estaba enfocada a animarnos, sobre todo, a aquellos que estamos en últimos cursos y que puede que veamos nuestro futuro un poco negro. Xosé lo consiguió dándonos la respuesta a cinco preguntas.

¿Por qué? Nos necesitan
Somos especialistas de la lengua que absorbemos continuamente y tenemos una gran capacidad de diversificación. Tendemos puentes, socializamos y comunicamos. Creamos pueblos más sabios. En definitiva, tenemos que estar convencidos (y convencer) de que somos importantes.

¿Quién? Nosotros
Xosé define al traductor como un curioso compulsivo. Y supongo que todos sabremos a qué se refiere cuando dice que tenemos que dejar de ser cultos vergonzantes. ¿Por qué tenemos que avergonzarnos por saber de todo?

Por otro lado, tenemos que ser activistas. Nos contó que uno de sus trabajos de traducción lo consiguió a través de una queja que hizo sobre el doblaje de una película. Podemos quejarnos de dos formas, en el bar con la cerveza en la mano (normalmente no servirá más que para desahogarnos) o haciendo llegar la queja. Los únicos que se pueden quejar son los que detectan lo que está mal, que, en este caso, somos nosotros. Eso sí, hay que saber hacerlas, de lo contrario no sirven.

¿Cuándo? Ahora
Right here, right now. Cuando nos ofrezcan lo que sea. La facultad tiene que ser un prólogo, no la sala de espera. Tenemos que evitar el vacío existencial del licenciado. Además, añadió que tenemos que aprovechar el Erasmus cuando se presente.

¿Dónde? Aquí
Una de las grandes ventajas de esta profesión es que podemos trabajar en cualquier lugar del mundo para clientes de cualquier país.

Tenemos que ser traductores 2.0 y aprender a asomar la cabeza. Esto lo podemos hacer de muchas maneras. Por ejemplo, asistiendo a congresos, actos, tertulias, quedadas, etc. En esos momentos tenemos que dar a conocer quiénes somos y qué ofrecemos.

¿Cómo (serlo y mantenerlo)? Asín
Estando aquí, ahora. Teniendo ganas y curiosidad morbosa y enciclopédica. Además, algo que no nos puede faltar nunca es la profesionalidad. Tenemos que buscar la combinación idónea de actitud y aptitud.

Además de responder a estas preguntas, también nos habló un poco de la situación actual. El mercado marca la especialidad y, por desgracia, cuanto más bonita es una especialidad, menos trabajo hay. Sin embargo, hay mucha menos competencia de la que creemos.

Para acabar, aquí van algunos de los consejos que nos dio:
- Valorad vuestro tiempo.
- Informaos sobre las tarifas.
- Dad trabajo a compañeros.
- Asociaos a asociaciones de traducción o interpretación.
- Que vuestro dominio sea corto, fácil de deletrear (también en otros idiomas), que no se confunda el 1 con la i o la l y que no tenga guiones bajos.
- Practicad vuestro idioma. Grabaos. Observaos.
- Es mejor buscar cuando tengáisla barriga llena (aunque no siempre es posible).

En resumen, el mensaje de esta charla fue que «Nos necesitan a nosotros aquí, ahora y asín».

No hay comentarios:

Publicar un comentario